TOMATES SECOS ALIñADOS A LA VAINILLA.

 

 TOMATES SECOS ALIÑADOS A LA VAINILLA


Para conseguir hacer unos tomates secos el procedimiento es simple, pero un poco tedioso. Los ingredientes utilizados son el tomate, sal, aire, azúcar, y sol. Es preferible que el clima sea poco húmedo para obtener un buen resultado. El tomate mas apropiado para este fin es el denominado Pera.  Procederemos a cortar los tomates por la mitad y los cubriremos con sal gorda y azúcar, en una proporción al 75% de sal y 25% de azúcar. Los colocaremos en una parilla o rejilla y los pondremos al sol, asegurándonos de que tenga una buena ventilación por todos los lados. Tapar por las noches para prevenir que los tomates  absorban  ningún tipo de humedad. Estarán listos desde que se deshidraten totalmente.

Para obtener un resultado  optimo, os sugiero utilizar un horno deshidratador, con el cual podréis controlar todo el proceso. Os ahorraréis  tiempo, sal, azúcar y las perdidas por la exposición al la intemperie. Ahora para el aliño.

Ingredientes:

Unos cuantos Tomates seco ( también los podéis comprar en una tienda, todavía mas fácil).

Para como 15  tomates

4-5 dientes de Ajo sin pelar y machacados

1/4 de cucharadita de vainilla

1/2 cucharadita de pimienta negra en grano

2 cucharadas de orégano fresco

1 cucharada de azúcar  blanca

6 cucharadas de Vinagre de  Módena Blanco (Aceto balsámico)

Aceite de Oliva suficiente para cubrirlos

Método:

Sumergir los tomates en agua, y dejarlos hidratar aproximadamente  2  o 3 horas.  Secarlos bien, yo utilizo una centrifugadora, de esas que se utilizan para secar las lechugas. Marinarlos con el azúcar, el Módena Blanco, y la Vainilla, durante otras 2 horas. Volver a centrifugar.

En un recipiente bien estelirizado, meter los tomates y el resto de los ingredientes. Cubrirlos con Aceite de Oliva, y guardar. Cuanto mas los dejéis en el aceite mas sabor adquirirán.

Anuncios

PISTO MANCHEGO

PISTO MANCHEGO

Este plato, a pesar de ser tan sencillo y delicioso, es de lo más versátil.
Básica u originalmente, sólo lleva cebolla, tomate, pimiento verde y rojo y calabacín. Sin embargo, se le puede añadir ajo y berenjena, como es en el caso de hoy, en el que lo he elaborado. Lo que más me gusta del pisto es la cantidad de productos y/o platos a los que puede acompañar e, incluso, reunir con el fin de crear una deliciosa y distinta receta.
Algunos ejemplos son unos huevos fritos, chorizo, morcilla, y un sinfín de delicias para el paladar, a las que su sabor resaltará.
Más adelante publicaré gustosas fórmulas gastronómicas que lo llevaran incorporado. ¡Ya verán!

Ingredientes:

1 Calabacin grande

1 Cebolla grande

1 Berenjena grande

1 Tomate grande

1 Diente de Ajo

1/2 Pimiento Verde

1/2 Pimiento Rojo

Sal, Aceite de Oliva (3 cucharadas soperas)

Metodo:

Cortar todas las verduras en cuadros aproximadamente de 1,5 cm de grosor.

Laminar el Ajo finamente.

Calentar la sarten con el Aceite de Oliva y añadir el Ajo hasta que este levemente dorado. Añadir la Cebolla y los Pimientos, sofreir, y cuando este translucida echar el Calabacin, y la Berenjena. Dejar sofreir unos minutos y agregar el Tomate. Cocinar todo a fuego lento para dejar que el liquido excedente se evapore.